Vomitando mariposas muertas.

Cubierta de Vomitando mariposas muertas.

Título: Vomitando mariposas muertas.

Autora: Tamara López.

Género: poesía.

Editorial: Matraca Ediciones.

Nº de páginas: 83.

Precio: 5€.

Enlace a punto de venta: Matraca Ediciones.

Enlace a web y RRSS: Web, Twitter, Facebook

Sinopsis.

“Vomitando mariposas muertas” es el primer poemario de Tamara López (también conocida como webchicasombra), un catálogo de amores desquiciados, un cementerio de suicidas irredentos, un totum revolutum de pasiones inconfesables, una casa convento para almas descarriadas, un abrazo clandestino entre Eros y Tánatos, un alarido desgarrado de emociones contradictorias, un manicomio para cuerdos en un mundo enloquecido. Si “Vomitando mariposas muertas” no existiese… no tendríamos valor para escribirlo.

Biografía.

Tamara López.

Tamara López (Mataró, Barcelona; 1988) es escritora, fundamentalmente de terror. Dirige la web cultural Chica Sombra y también co-dirige Hotel Overlook junto a Rain Cross. Colabora asiduamente en la revista Relatos sin contrato.

Ha publicado numerosos relatos, repartidos por diversas antologías, como Desks (Atrapada, 2018), Éxtasis (Suseya, 2018), Macabras (maLuma, 2018), Más macabras (maLuma, 2019), Monster Mash. Una antología monstruosa (Suseya, 2019) o Pasen y mueran (Suseya, 2019), habiendo también coordinado varias de ellas. Publicó con Matraca Ediciones, la antología de relatos Crónica de sucesos (podéis leer nuestra reseña aquí).

Además de escritora, es agente de prensa, agente literaria y correctora editorial.

Reseña.

Me repito más que la lentejas, pero me parece imprescindible: ¡qué complicado resulta reseñar poesía! Pero, a la vez, que hermoso es leerla, dejarse impregnar por ese mundo interior de la autora o autor y emocionarse.

Vomitando mariposas muertas es un viaje (creo que dije lo mismo en la reseña de Respirar de Silvia M. Díaz). Pero en este viaje en particular he sido testigo de la oscuridad íntima de Tamara, de esos trozos rotos como ella misma los define.

Y lo curioso es que en muchas ocasiones me he sentido reflejado en ellos. Como un espejo que me devuelve una imagen de mi mismo antigua y descolorida, que me cuesta reconocer; pero que tiene esa esencia que todavía me acompaña en estos días. Mi esencia oscura.

Vomitando mariposas muertas es un viaje escabroso, con unos primeros poemas que golpean con fuerza en la línea de flotación de las emociones, impregnados de cierta tristeza aderezada con cierta resignación. Ese tipo de poesía que te deja al borde del llanto y recordando.

No fuimos infinitos.

No fuimos eternos.

No nos encontramos sin buscarnos.

Esperábamos a que pasase algo.

Y pasó la vida.

Fragmento del poema “Pasó la vida”.

Pero seguimos avanzando y se empiezan a vislumbrar rayos de luz, poemas repletos de vida y esperanza que Tamara nos regala: sueños que se cumplen, lágrimas de alegría, belleza y dulzura.

Fiebre.

Temblores.

Sudor frío.

Irrefrenables ganas

De meterme en la cama.

Contigo.

“Pandemia”.

Y, sin darnos cuenta, el libro se acaba y el viaje concluye. Se trata de un viaje corto, pero lleno de subibajas.

Leyendo y releyendo los poemas varias veces para intentar impregnarme con ellos he llegado a la conclusión de lo mucho que pasamos los seres humanos, de lo que tenemos que sufrir y de lo que podemos llegar a disfrutar por el camino de la vida.

Muchas gracias Tamara por este viaje tan dulce como amargo. Muchas gracias a Matraca Ediciones por contar con nosotras.

Os invito a leer Vomitando mariposas muertas para descubrir y dejarte descubrirte.

¿Y si, en vez de cambiar,

nos queremos como somos?

Cuestión #2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.