TRECE RELATOS DE AMOR MALDITO

Portada del libro diseñada por @LadyVampCruel

Título: Trece relatos de amor maldito.

Autor: Cristina Bermejo Rey

Género: Relatos.

Editorial: Papeles del duende

Nº de páginas: 255.

Precio: 15€.

Enlace a punto de venta: papeles del duende librería lobo flaco Librería Siglo XXI (Getafe).

Enlace a web y RRSS: Twitter, Facebook, Instagram

Sinopsis.

«A los diecisiete años se busca al príncipe azul, sin embargo yo buscaba al monstruo atormentado». Esta frase de Cristina Bermejo podría servir para la reseña del “Trece relatos de amor maldito” que ahora podrán disfrutar los lectores, pues en ella se encierra el criterio personal y estético que la autora tenía a esa edad.

Efectivamente, estos “Trece relatos de amor malditos” ven la luz cuando Cristina tenía diecisiete años, y, aunque debidamente revisados y corregidos por su autora, evidencian una pronta pasión por los mundos oscuros y malditos.

Puestos a buscar algún hilo común a estos escritos, podríamos encontrar el de la lucha de los amantes por vivir su amor, resultando indiferente su condición humana o sobrenatural. Las protagonistas son heroínas que hallan su posibilidad de felicidad en amantes maldecidos, cuando no lo son ellas mismas, y en héroes que huyen de ellas para no dañarlas, aunque acaban comprendiendo que su única salvación es el amor verdadero.

En todo caso, todos ellos, héroes y heroínas luchan juntos por ese amor auténtico y combaten enfrentándose a todo tipo de monstruos, ya que su sueño sólo puede hacerse realidad cuando juntos venzan a las fuerzas que habitan en las tinieblas.

Biografía.

Cristina Bermejo Rey

Cristina Bermejo Rey, (Getafe, 1991), es escritora y periodista.
Ha publicado tres  libros :”Dama de la noche”, (libros Mablaz, 2015), “Visita al Viejo Caserón”, (Libros Mablaz, 2016), y “Trece relatos de amor maldito” (Papeles del duende, 2019), todos de terror, aunque alguno de ellos con un tinte más romántico. Ha colaborado en programas de radio, periódicos locales y ha escrito un artículo para una revista científica.
Apasionada del mundo del terror, se encuentra inmersa en varios proyectos literarios de este género, que espera que pronto vean la luz.

Reseña.

Trece relatos de amor maldito” se trata de una antología de relatos breves (algunos más breves que otros) de temática romántica paranormal o gótica.

Hacía mucho tiempo que no leía nada de este estilo, la verdad. Y no me ha decepcionado. Cristina Bermejo ha logrado sumergirme en sus historias y atraparme con sus personajes.

Personajes considerados malditos por la mayoría, ya que es como los ha tratado la literatura y las creencias a lo largo de los años. Vampiros, “monstruos deformes” y criaturas de la noche. Pero Cristina rompe con los clichés hasta cierto punto y les dota de una humanidad y unos sentimientos que les distancian de los monstruos clásicos.

Es muy visible en el tratamiento que hace del vampiro, dotándole del sentimiento de amor a un ser que clásicamente siempre le ha movido el hambre y el deseo extremo. No pierden esos móviles las vampiresas y vampiros de Cristina, pero poseen algo más.

Cubiertas de “Trece Relatos de amor maldito”.

No engañaré, algunos de los relatos me han gustado más y otros menos. Es algo normal cuando se trata de una antología. Lo cierto es que algunos de los más breves me dejaron con ganas de más, lo que puede ser algo muy positivo, como son los casos de “Lisset”, “Neófita” o “Lacrymosa”. Del primero comentar que me encantó la relación con “Alinna”: dos relatos breves que cuentan la misma historia desde los dos puntos de vista de los protagonistas.

Los que no me han convencido mucho se debe a la poca evolución de las historias o los protagonistas. Les faltaba quizás más desarrollo o profundidad. Algunos de los relatos pecaban de cierta ingenuidad.

Mis relatos favoritos de “Trece relatos de amor maldito” son tres: “Hechizo de luna”, “El ermitaño” y “De Piedralaves a los Cárpatos”.

“Hechizo de luna” por lo evocador que me ha parecido, por la bella historia que cuenta y también por la descripción de las relaciones entre plebeyos y señores.

“El ermitaño” me ha gustado mucho porque con una sencilla historia la autora cuenta mucho y nos hace enfrentarnos a algo que es una realidad de nuestros días, a pesar de lo avanzados y abiertos que nos creamos: siempre juzgamos a las personas por su aspecto o por como se muestran, sin intentar descubrir que hay dentro. Un prejuicio cruel que, con esta bella historia de amor, Cristina desmota en un santiamén.

En cuanto “De Piedralaves a los Cárpatos” me ha parecido el relato, en mi opinión, más completo y mejor construido. Además, como fiel seguidor de la figura del vampiro, me ha entusiasmado encontrarme una historia paralela de cierto Conde empalador.

La autora en una firma de ejemplares.

No puedo pasar por alto que todos estos relatos, Cristina los escribió con solo diecisiete años y, puede, que en algunos se note cierta falta de experiencia o precipitación de las acciones. Pero la juventud también les dota de una maravillosa frescura y belleza.

El mensaje de “Trece relatos de amor maldito”, o el que yo he sacado, es que el amor es un sentimiento que nos une a todos los seres del mundo. Por muy horrible, sanguinario o cruel que nos parezca un ser, como puede parecernos un vampiro, él también ama. Yo no soy una persona romántica, pero no puedo negar la belleza y sinceridad de ese mensaje.

1 ping

  1. […] con respecto a su “Trece relatos de amor maldito” (¿no leíste nuestra reseña? Pues aquí la […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.