“Los reflejos ausentes” de Francisco Javier Ródenas.

Título: Los reflejos ausentes .

Autor: Francisco Javier Rodenas.

Género: Novela contemporánea.

Editorial: Autopublicado.

Nº de páginas: 218.

Precio: 13,00€ (papel), 2,99 € (e-book).

Enlace a punto de venta: Amazon.

Enlace a web y RRSS:  Twitter.

Sinopsis.

Lucas toma un tren al azar como forma de escapar de su bloqueo literario.
Telma toma el mismo tren como forma de escapar de su pasado.
Lucas encuentra en Telma a la musa que le permite escribir su mejor novela.
Telma encuentra un diario perdido en una vieja galería de arte.
Y en el espacio que queda entre Lucas y Telma, el recuerdo de Vera regresa para contar una verdad oculta durante décadas.

Biografía.

Francisco Javier Ródenas nos dedica esta sonrisa.

Francisco Javier Rodenas (Villena, 1971), es una persona que escribe porque lee y que lee porque escribe, sin que importe el orden de los factores Por ese motivo busca en la lectura y la escritura mundos perfectos (o imperfectos, tanto da) donde la ficción, aunque sea a veces, pueda superar a la ficción. Es autor de las novelas Atardeceres desde la ventana (Libros.com, 2016), El mar cuando nos habla (2018), El club Homero (Libros Indie, 2019) y Néo Kósmo (2020), además de muchos relatos y artículos de opinión en su columna del periódico Portada.info.

Reseña.

Un nuevo viernes y una nueva reseña. Inauguramos mes de octubre con “Los reflejos ausentes” de Francisco Javier Ródenas, autor del que ya reseñamos “Néo Kósmo” (os la dejamos aquí).

“Los reflejos ausentes” se trata de una novela corta y de lectura ágil. Nos cuenta la historia, por una lado de Telma, una mujer que escapa de una relación tóxica y quiere empezar de nuevo, y Lucas, un escritor que ha perdido su inspiración; y por otro, la de Vera a través de su diario. Las historias se entrecruzan, se relacionan y, al final, la sorprendente historia de amor de Vera y Klauss se convierte en vital para la pareja de protagonistas.

Todo está muy bien hilado en lo que a los protagonistas se refiere. Francisco se centra mucho en los sentimientos y emociones de Telma, Vera y Lucas; logrando así que como lector se empatice con ellas muy rápidamente. Uno de los problemas es que no sucede así con el resto de personajes secundarios, por los que se pasa un poco por encima. Aunque entiendo que esté hecho a propósito, que para eso son secundarios, me hubiese gustado algo más de profusión en algunas de ellas y ellos.

Poco a poco, vamos descubriendo más sobre la misteriosa Vera y su historia con Klauss, y lo hacemos de la mano de Telma y, después, de Lucas, al que se le coge manía y da cierta pena a partes iguales.

Quizás el final se precipita un poco y admito que me hubiese gustado algo más de detalle antes del viaje por el páramo en dirección hacia La Soledad, como contactaron de nuevo con Beatrice, qué sucedió con Marco, etc. Pequeños detalles que, en mi opinión, hubiesen redondeado la novela.

“Los reflejos ausentes” me ha parecido muy tierna y bella, sencilla y atractiva. Me encanta esa mezcolanza de realidad y rutina con el toque misterioso y fantástico (no en plan ESDLA, ya me entenderéis cuando os leáis esta novela); los nombres de las ciudades de ese país imaginario (Horizonte, La Soledad, Esperanza). Una muy recomendable lectura.

Para acabar quiero agradecer a Francisco que hay vuelto a contar con nosotras para reseñar su última novela. Que autoras y autores que ya pasaron por el blog quieran volver a él, resulta muy gratificante y nos hace sentirnos queridas. Muchas gracias, Francisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: