“Las niñas salvajes que fuimos” de Sofía Guardiola Villaverde.

Título: Las niñas salvajes que fuimos.

Autora: Sofía Guardiola Villaverde.

Género: poesía.

Editorial: Posdata ediciones.

Nº de páginas: 66.

Precio: 14€.

Enlace a punto de venta: posdata.

RRSS: instagram twitter.

Sinopsis.

Este poemario entronca la nostalgia por un pasado en el que el ser humano estaba más conectado con la naturale- za, los antepasados y la espiritualidad primitiva con la nostalgia por la infancia, esa etapa de nuestra vida en la que Sofía siente que somos más impulsivos y, por tanto, estamos también más conectados con todo eso.

En este libro se ofrece una visión idealizada de todo ello, en cierta medida, pues se trata de una oda, un homenaje en el que se mezclan rituales ancestrales, playas y bosques con los sentimientos que la autora echa de menos de la niñez, con los dolores que han dado paso a la edad adulta y con los avatares que todos tenemos que pasar para llegar hasta aquí.

Biografía.

Sofía Guardiola Villaverde.

Sofía Guardiola Villaverde es una autora madrileña. Estudió historia e historia del arte, y tras acabar la carrera está intentando adentrarse en el mundo de la fotografía. Además, ha escrito desde que tiene uso de razón, y aunque actualmente está intentando centrarse en artículos de carácter cultural y en relatos cortos de terror adora también la poesía y sueña con terminar algún día una novela.

Reseña.

Una de los frutos que he recogido desde que creamos este blog ha sido descubrir y disfrutar con autoras y autores independientes que he descubierto o me han descubierto. Es el caso de “Las niñas salvajes que fuimos” de Sofía Guardiola.

Es todo un placer dejarse arrastrar y mecer por las palabras de Sofía en este corto poemario que se vertebra, como ella misma dice en el prefacio, sobre tres temas: infancia, amor y lo sobrenatural.

Pero si hay algo que a mí me ha impactado leyendo “Las niñas salvajes que fuimos” es ese amor por la naturaleza que se destila en mucho de sus poemas (y que me ha transportado a mi querida Galicia que por la crisis del Covid hace dos años que no piso). Una naturaleza que el ser humano ha masacrado, una naturaleza que forma parte intrínseca de nuestros instintos y que hemos olvidado y arrojado con violencia lejos de nosotras; una naturaleza en la que Sofía lanza sus versos en lágrimas y lamentos por tal tratamiento que le/nos hemos dado.

Se nos enseña a acallar

el instinto de correr a los bosques,

de andar a cuatro patas,

de comer con las manos,

se nos pide que aprendamos de los animales

y que seamos justo lo contrario.

El cadáver de la animalidad.

Sofía es una poeta cuidadosa y evocadora; dulce en ocasiones y dura cuando toca. Sus poemas se mueven entre imágenes de cotidianeidad, misticismo y el ya mencionado amor por la naturaleza.

Y es que en “Las niñas salvajes que fuimos” se respira un aire sacro. No de esa sacralidad que nos enseñaron sino más bien de una que nace de la búsqueda personal, del crecimiento interno y de preguntas que una se hace y tal vez no halla respuesta. Un quiero saber, quiero creer mas no puedo creer. O esa son las sensaciones que despierta en mí.

¿Cómo puede odiarse

aquello que se considera

al mismo tiempo sagrado?

¿Será porque estoy

incapacitada para la fe?

El desgaste de un objeto milagroso.

Un apunte que no me ha gustado: la ilustración de la cubierta. Es preciosa y muy en consonancia con el poemario, pero me ha dado rabia que la ilustradora o ilustrador no venga nombrada en los créditos. Desde aquí recomiendo a la editora que en próximas publicaciones, por favor, las nombre.

Voy a terminar dando las gracias a Sofia por regalarnos este bello poemario que entronca con una parte de nosotras mismas más profunda que las capas de superficialidad con las que nos cubrimos. Y también a Silvia Mar Díaz que ha sido la persona que me recomendó “Las niñas salvajes que fuimos” .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: