“La Historia Interminable” de Michael Ende

Portadas del libro “La Historia Interminable”.

Título: La Historia Interminable.

Autora: Michael Ende.

Género: Fantasia.

Editorial: ALFAGUARA.

Nº de páginas: 496.

Precio: 15,15 €.

Enlace a punto de venta: en cualquier librería.

Sinopsis.

La Emperatriz Infantil está mortalmente enferma y su reino, Fantasia, corre un grave peligro. La salvación depende de Atreyu, un valiente guerrero de la tribu de los pieles verdes, y Bastian, un niño tímido que lee con pasión un libro mágico. Solo un ser humano puede salvar este lugar encantado. Juntos emprenderán un fascinante viaje a través de tierras de dragones, gigantes, monstruos y magia que no tiene vuelta atrás. A medida que se adentra en Fantasia, Bastian deberá resolver también los misterios de su propio corazón.

Biografia.

Michael Ende

Michael Andreas Helmuth Ende (Garmisch-Partenkirchen, Alemania, 12 de noviembre de 1929 – Filderstadt, Alemania, 28 de agosto de 1995) fue un escritor alemán de literatura infantil y fantástica. Sus obras más conocidas son las novelas La historia interminable, Momo y Jim Botón y Lucas el maquinista. Sus libros se han traducido a más de 40 idiomas, han vendido más de 20 millones de copias y han inspirado películas, obras de teatro y óperas.

Ende fue uno de los autores alemanes más populares y famosos del siglo XX, sobre todo debido al enorme éxito de su ficción para niños, aunque no era estrictamente un escritor para niños, ya que escribió también libros para adultos.

Reseña.

Michael Ende no creía en que había una separación entre la literatura infantil y la adulta. Yo tampoco lo creo. Cuando empecé a garabatear mis primeras historias, las empezaba por “Eranse una vez… historias de fantasía para adultos”.

Nunca he podido aceptar de todo esa falta de curiosidad y fantasía que se respiraba en el ambiente adulto que me rodeaba en mi adolescencia. Hasta que me hice adulta y pude experimentar algunos de los “por qués”. La NADA que lo envuelve todo, que convierte la imaginación y la inocencia en una abominable mentira. Donde los verdaderos héroes encuentran a hombres lobo moribundos que los engañan para arrastrarlos al vacío.

Cuando me leí este libro, lo primero que pensé fue “¿Cómo es posible hacer algo tan sencillo y tan complejo a la vez?”

El horror pierde su encanto cuando se repite mucho.

Extracto de “La Historia Interminable” de Michael Ende.

La Nada representa un vacío sin esperanza, gris, oscuro va apoderándose de Fantasía, tragando todo a su paso. Los habitantes de fantasía dicen que mirar a la Nada es como quedarse ciegos.

Fantasía es un lugar sin fronteras, sin límites, donde las leyes de la física funcionan de otra manera y cualquier cosa que una puede imaginar es posible.

Las esfinges, que eligen dar la muerte a unos si y a otros no, pero no son fieles a la “buena gente” (nadie sabe cual es su criterio en realidad).

Las esfinges de “La Historia Interminable”, Michael Ende.

El libro está repleto de representaciones simbólicas de temas grandiosos. Como la de un niño que ama los libros y que sufre acoso escolar, Bastian, y su avatar, Atreyu, que se atreve a enfrentar todo lo que a Bastian le da miedo. O el de la Emperatriz Infantil, que es la imagen de la inocencia, que no juzga nada, pero está muy enferma y se está muriendo.

Si hubiera leído este libro cuando era niña, me hubiera gustado mucho, sin duda. Pero es ahora cuando veo todo lo que de niña me hubiera costado entender conscientemente del mensaje que hay detrás de la historia. Y si tuviera que hacer una comparativa de mi infancia y mi adultez, diría sin duda que yo era más Atreyu de niña y soy Bastian ahora.

Porque el deseo de ayudar a salvar Fantasía late más fuerte que en todo el recorrido de los años que he vivido hasta ahora.

Creo que el mundo necesita eso más que nunca. Y nunca nos va a faltar imaginación. Ahora yo la empleo de otra manera, pues interpreto la realidad de forma imaginativa, pero poco práctica a veces. Y cuando toca romper las barreras, el mundo real me recuerda siempre los límites.

Así me despido, con esta última reflexión. Y espero que podáis encontrar algo de inspiración en ella. A mi, desde luego, me esta sirviendo mucho.

¡Hasta el próximo viernes!

– Y nada da un poder mayor sobre los hombres que las mentiras. Porque esos hombres, hijito, viven de ideas. Y éstas se pueden dirigir. Ese poder es el único que cuenta. Por eso yo también he estado al lado del poder y lo he servido, para poder participar de él… aunque de una forma distinta que tú y tus iguales.

-¡Yo no quiero participar de él! -balbuceó Atreyu.

-Calma, pequeño necio -gruñó el hombre-lobo-. En cuanto te llegue el turno de saltar a la Nada, serás también un servidor del poder, desfigurado y sin voluntad. Quién sabe para qué les servirás. Quizá, con tu ayuda, harán que los hombres compren lo que no necesitan, odien lo que no conocen, crean lo que los hace sumisos o duden de lo que podría salvarlos. Con vosotros, pequeños fantasios, se harán grandes negocios en el mundo de los hombres, se declararán guerras, se fundarán imperios mundiales…

Gmork contempló al muchacho un rato con los ojos semicerrados, y luego añadió:-También hay una multitud de pobres zoquetes, los cuales, naturalmente, se consideran a sí mismos muy inteligentes y creen estar al servicio de la verdad…

Extracto de “La Historia Interminable” de Michael Ende.

1 comentario

    • Vanessa el 20 noviembre 2020 a las 3:33 PM
    • Responder

    Un tema de plena actualidad. Las mentiras están tan normalizadas que forman parte de la vida cotidiana. En la información, en el trabajo y en la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.