“Guía del Autoestopista Galáctico” de Douglas Adams.

Guía del Autoestopista Galáctico.

Título: Guía del autoestopista galáctico.

Autora: Douglas Adams.

Género: SciFi, Comedia.

Editorial: ANAGRAMA

Nº de páginas: 289

Precio: 9,40€.

Enlace a punto de venta: La Librería del Hoyo.

Sinopsis.

Un jueves a la hora de comer, la Tierra es demolida para poder construir una nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar. Arthur huirá de la Tierra junto a un amigo suyo, Ford Prefect, que resultará ser un extraterrestre emparentado con Zaphod Beeblebrox, un pirata esquizoide de dos cabezas, en cuya nave conocerá al resto de personajes que lo acompañarán: un androide paranoide y una terrícola que, como él, ha logrado escapar. Douglas Adams fue el creador de toda una serie de manifestaciones de la Guía del autoestopista galáctico: primero fue novela radiofónica, luego se convirtió en libro, series televisivas y teatrales, un juego de ordenador, cómics y toallas de baño. La película ascendió hasta las cumbres de la producción cinematográfica. Esta edición cuenta con entrevistas y materiales a partir del rodaje de la misma.

Biografía.

Douglas Adams sosteniendo unn libro con una de las frases más míticas de "Guía del Autoestopista Galáctico"
Here author Douglas Adams poses holding a copy of the book which has “Don’t Panic” written on the front cover. 29th November 1978. (Photo by Daily Mirror/Mirrorpix/Mirrorpix via Getty Images)

(1952-2001) nació en Cambridge. Tiene publicadas numerosas obras como Dick Gently, agencia de investigaciones holísticas, Iras celestiales, Mañana no estarán y su «trilogía en cinco partes» formada por Guía del autoestopista galáctico, El restaurante del fin del mundo, La vida, el universo y todo lo demás, Hasta luego, y gracias por el pescado e Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva. Aunque inigualable, ha sido comparado con Lewis Carroll, Jonathan Swioft, Kurt Vonnegut, Groucho Marx y los fabulosos Monty Python.

Sinopsis de Guía de el Autoestopista Galáctico.

Creo que nunca me he reído tanto leyendo un libro. “Guía del Autoestopista Galáctico” es un libro que ha logrado arrancarme la risa en cada pagina (sobretodo al inicio).

La historia comienza con Arthur Dent haciendo sus rutinas de mañana mientras su casa esta siendo rodeada por bulldozers para ser derribada. Por supuesto que Arthur no tiene ninguna intención de permitir que tal cosa ocurra.

Las primeras treinta paginas del libro nos introducen a este personaje y a su vecino, Ford Prefect.

En medio de la protesta de Arthur evitando que derriben su hogar, Ford consigue retar la inteligencia (o, más bien su estupidez) de los conductores de los bulldozer y se lleva a Arthur a un bar para tomarse tres pintas cada uno antes de que el planeta es destruido.

-Bebe.
-¿Y por qué tres pintas de repente?
-La cerveza relaja los músculos; vas a necesitarlo.
-¿Relája los músculos?
-Relája los músculos.
Arthur miró fijamente su cerveza.
-¿Es que he hecho hoy algo malo -dijo-, o es que el mundo siempre ha sido así y yo he estado demasiado metido en mi mismo para darme cuenta?
-De acuerdo -dijo Ford-. Trataré de explicártelo. ¿Cuánto tiempo hace que nos conocemos?
-¿Cuánto tiempo? -Arthur se puso a pensarlo-. Pues unos cinco años, quizás seis. En su momento, la mayoría de ellos parecían tener algún sentido.
-Muy bien -dijo Ford-. ¿Cómo reaccionarías si te dijera que después de todo no soy de Guilford?

La guía del Autoestopista Galáctico.

A toda esta aventura se suman los extractos de la Guía del Autoestopista Galáctico que van dando datos muy acertados sobre algunas de las cosas que debe saber un Autoestopista. La aventura comienza con ambos en una nave poco amistosa, pero no voy a revelar mucho más, os invito a descubrirlo si os pica la curiosidad.

Por el camino se van sumando otros personajes excéntricos con los que nuestros héroes se irán cruzando, que añaden mucha comedia a la historia. Como Marvin, un androide depresivo o Zaphord Beebleblox, que a veces no sabe porque hace las cosas pero siempre hace lo que le apetece en el momento.

En fin, el libro es una obra maestra, el primero de cinco de la colección que, por supuestísimo, leeré con mucho gusto.

Douglas Adams juega con el absurdo utilizando objetos cotidianos y similitudes con algo que conocemos en nuestro planeta en un contexto en el que no deberían estar. También hay un efecto “sorpresa” constante. Y creo que no voy a ser la única en admitir que el libro busca ese efecto en cada página.

Poco más os puedo decir, amantes de los libros, que sigas leyendo mucho. Y que os animéis a participar en nuestra Primera Convocatoria VIAJE!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: