“Fantasía” de Emilia Pardo Bazán.

“Fantasía” de Emilia Pardo Bazán

Título: Fantasía.

Autora: Emilia Pardo Bazán.

Género: Cuento.

Editorial: .

Nº de páginas: 31.

Precio: Gratuito (ebook)

Enlace a punto de venta: cualquier plataforma ebook.

Sinopsis.

Si quieres saber cómo es la Nochebuena en el Infierno, en el Purgatorio, en el Limbo o en el Cielo, empieza a leer.

Biografía.

Emilia Pardo Bazán.

Emilia Pardo Bazán (La Coruña, 1851 – Madrid, 1921) es considerada una de las escritoras esenciales de la literatura española. Poetisa, novelista, cuentista, articulista de prensa, crítica literaria e historiadora, desempeñó un papel decisivo en los ambientes culturales de la época, a pesar de la fuerte oposición que encontró entre gran parte de sus compañeros masculinos como Leopoldo Alas, Clarín, o Juan Valera. Aristócrata y culta, liberal e independiente, consiguió destacar en terrenos tradicional y excluyentemente masculinos, defendiendo desde su privilegiada posición, el derecho de la mujer a una educación igualitaria como la que ella misma había recibido. Desde 1916 hasta su muerte, ocupó la cátedra de literatura contemporánea de la Universidad de Madrid. Gran conocedora de la literatura francesa, fue una de las principales introductoras de la corriente naturalista en España a través de obras clave como Los pazos de Ulloa o La cuestión palpitante . Dedicó gran parte de su producción literaria al cuento, género en el que reside buena parte de su importancia actual, debido sobre todo a su excelente dominio de la técnica narrativa y su brillante capacidad para retratar la condición humana.

Reseña.

En mi búsqueda insaciable de cualquier lectura que lleve la palabra o la esencia de fantasía, me topé con este clásico cuento de Emilia Pardo Bazán. Me pareció interesante alejarme un poco de la lectura moderna (de este siglo) para indagar en las raíces culturales, cuyas ramas se multiplican y se desvían en todas las direcciones que una se puede imaginar.

Son treinta y una paginas de cuento, en cualquier otro libro me las hubiera leído en la mitad del tiempo. Pero no, en este no. La poética de esta gran autora merece detenerse y saborear, sentir cada frase, cada palabra tan bien puesta en su lugar correspondiente. ¡Cuánto echaba de menos un clásico!

Eso me ha hecho reflexionar sobre algo que ya he conversado con una amiga (otra amante de los clásicos). El lenguaje para contar las historias ha cambiado con el tiempo como cambian otras muchas cosas con cada año que discurre por la vida. El poder del ahora es lo instantáneo, lo inmediato, la producción masiva y a contrarreloj. Y hay mucha poética que se ha quedado en las huellas grabadas del pasado. Una poética que, cuando se recupera y se observa, se lee, se siente, se saborea, despierta cosas muy humanas, muy bonitas.

Y eso es lo que me llevo de mi última lectura: las bellas palabras. Porque no puedo sentir nada de emoción cuando se habla de las fiestas cristianas, del cielo o el infierno. Esa herencia cultural no me llama en absoluto. Las palabras y su belleza sí. Y también sus maestras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.