Entrevista a Víctor Barahona.

Victor Barahona

Hola Víctor, estamos encantadísimas y felices porque hayas accedido a contestarnos a unas preguntas para que nuestras lectoras te conozcan un kilómetro más cerca. Te agradecemos enormemente que hayas dedicado a responder a estas preguntas. Como verás, algunas no son nada habituales. ¡Gracias! Y vamos allá:

1ª. ¿A qué edad escribiste tu primera historia? En líneas generales, ¿nos podrías contar un poco de qué iba? (si es posible)

Pues mira, no os lo vais a creer, pero recuerdo que, antes de saber leer y escribir, yo ya copiaba, en cualquier papel, los cuentos que había en mi casa. No sabía lo que ponía, pero yo copiaba las letras una a una. Después, ya siendo capaz de escribir (con 7 años, quizás) ideaba mis propios cuentos. ¡Tendría decenas! Recuerdo uno de un ratón profesor. Con 12 o así escribí la que podía ser algo así como mi primera (y única, de momento) novela. Era sobre una bruja que vestía de amarillo y que tenía un amigo búho cascarrabias. Era una historia con más de 10 capítulos, ¡y por supuesto ilustrada (muy mal).

2ª. Si tuvieras que irte de viaje en coche con una de tus dos protagonistas, ¿a quién escogerías y por qué?

¡Uy! Esta pregunta me parece realmente difícil porque creo que, con ambas, aunque de muy distinta manera, me lo podría pasar muy bien. Pero bueno, como hay que elegir, me quedo con Hela (la hija). Aunque, quizás, no es el personaje más amable de la obra, yo le tengo un cariño especial. Es el personaje que más se parece a mí, podría decir que es una especie de alter ego, y creo que podríamos, por ello, ayudarnos a superar ciertos conflictos. Además, no me gusta conducir y si me tuviese que montar en un coche conducido por Hebe, creo que tendría un gran problema… Jeje.

3ª. ¿Por qué teatro y ciencia ficción juntos? ¿Qué es lo que más admiras de los dos géneros literarios?

Pues si te soy sincero, la ciencia ficción no es, para nada, uno de los géneros que más me gusten. Creo que por eso Be Happy es una obra un poco atípica. Ese universo distópico en el que se ambienta la obra (que surge de leer una noticia real) me parecía simplemente un marco ideal en el que los conflictos de las protagonistas cobraban más valor. En cuanto al teatro, lo que más me gusta de él es algo que no tiene que ver con el hecho de escribirlo o leerlo. Es la necesidad de que, para su materialización, sea necesario el encuentro entre un grupo de personas.

4ª. ¿De qué forma equivocada te juzga la gente que todavía no te conoce? (si alguna vez recibiste una confesión sobre el tema o basado en alguna impresión suelta)

Pues mira, no tengo mucho feedback sobre este tema, pero una vez, a través de un compañero de trabajo, me llegó la información de que otras compañeras pensaban que yo era una persona altiva. Me sorprendió bastante porque creo que no soy eso para nada. De hecho, en entornos nuevos me cuesta no ser algo reservado. Quizás por eso, adapto una máscara de mayor seguridad que puede, en un momento dado, parecer soberbia.

5ª. ¿Cuál es el objeto más raro de tu casa?

En mi casa hay cosas muy raras, la verdad. Pero bueno, quizás una de las que más me gustan es un praxinoscopio que me regalaron mi madre y mi padre en unas Navidades. Un praxinoscopio, tal y como se explica en Wikipedia, es un aparato inventado en 1877 formado por un tambor y una rueda interior con espejos. Estos reflejan unas imágenes dibujadas sobre tiras de papel situadas alrededor y el observador capta una secuencia en movimiento.

6ª. ¿Te ha pasado alguna vez alguna cosa surrealista que hubiera quedado genial en una historia de ficción?

Recuerdo especialmente una, pero con vuestro permiso me la voy a reservar, por si algún día realmente las plasmo en un papel. Sólo os diré unas palabras: robo y Batman.

7ª. Si tuvieras un solo hobby (no vale escribir), ¿cuál tendrías?

Hace relativamente poco que le he cogido el gusto a la cocina y, a día de hoy, si tuviese que quedarme solo con una afición, diría esa. Sí, cocinar. Y, por supuesto, invitar a la gente que quiero a probar mis platos con una cervecita de acompañamiento.

8ª. Para acabar vamos con una de recomendaciones personales. Un libro, una autora o autor, una canción y un viaje.

¡Solo uno/a! Qué difícil. Bueno, voy a optar por nombrar referentes españoles (que a veces no valoramos demasiado a lxs creadorxs de aquí). “A corazón abierto”, de Elvira Lindo, es la última novela que he leído, este verano, de viaje en viaje y de playa en playa. La he disfrutado mucho. En cuanto a autor, me voy a quedar con David Trueba. Por otra parte, una canción con la que llevo semanas obsesionado (la escucho en bucle) es “Lodo”, de Xoel López. ¿Y un viaje? Este verano, por fin, he conocido Menorca (acompañado de amigas estupendas, además) y volvería otras tantas veces más.  

Aquí podeis saber más sobre “BE HAPPY” de Víctor Barahona.

Y sí lo que queréis es adquirir alguno de estos libros, aquí os dejamos los enlaces: “Be Happy”, “El Tamaño no importa”, “El carro de Baco”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.