“El techo de cristal. Anne y Sylvia” de Laura Rubio Galletero.

Cubierta de “El techo de cristal. Anne y Sylvia”.

Título: El techo de cristal. Anne y Sylvia.

Autora: Laura Rubio Galletero.

Género: Teatro.

Nº de páginas: 133.

Editorial: Antígona.

Precio: 14€.

Punto de venta: Librería Yorick.

RRSS: twitter instagram

Sinopsis.

Dos mujeres bebiendo en la barra de un bar. Piden un Martini tras otro. Discuten sobre el sacrificio y el poder de la palabra, sobre el suicidio y el amor. 

En 1959 las escritoras norteamericanas Anne Sexton y Sylvia Plath se encuentran en el taller literario de Robert Lowell. Durante siete noches, acuden al Ritz en busca de una respuesta: ¿Se puede escribir el poema perfecto si no somos perfectas?

En un puzzle de tiempos y personajes donde se desmontan los mitos de la feminidad (matrimonio, menstruación, amor romántico…) este texto mordaz y poético nos invita a preguntarnos qué tipo de éxito les está permitido a las mujeres y qué precio se paga por alcanzarlo.

Y como dice Anne, pretende «golpear el estómago del que escucha» sin perder nunca la sonrisa.

Biografía.

La autora Laura Rubio Galletero

Laura Rubio Galletero (Barcelona, 1979) es dramaturga y directora. Licenciada en Historia del Arte y Dramaturgia por la RESAD. Se dedica a la docencia de escritura, teoría literaria e investigación escénica.

Ha recibido dos becas ETC de la Sala Cuarta Pared y varias menciones nacionales e internacionales.

Entre sus textos destacan “Moths. Mariposas Nocturnas”, publicada y estrenada en 2008; “Los perros no van al cielo”, seleccionada para el I Ciclo de Lecturas de la SGAE en 2015, y para el Festival Una Mirada Diferente del CDN en 2016; “Mi agravio mudó mi ser”, escrita para la Compañía de Creación Escénica.

“El techo de cristal” fue estrenada en 2016 por La Pitbull Teatro, dirigida por Cecilia Geijo.

Reseña.

¡Qué ganas tenía de hablaros de “El techo de cristal”!

Por varias razones. Primera, porque su autora es alguien de la que he aprendido mucho y a la que admiro profundamente. Segundo, porque se trata de una obra teatral preciosa y muy emocionante. Y tercero, porque gracias a “El techo de cristal” descubrí en plenitud a la que se ha convertido en mi poetisa de cabecera: Anne Sexton.

En esta obra nos encontramos con los encuentros ficcionados que mantuvieron las dos grandes Sylvia Plath y Anne Sexton en Boston en el bar del hotel Ritz de Boston tras un taller que impartía Robert Lowell. Unos encuentros donde las dos amigas comparten y se abren la una a la otra copa tras copa. Sus miserias, sus alegrías, su vida. Sin miedo a tocar temas que aún hoy día algunas personas consideran tabú, como la menstruación, el parto, la injusticia social entre sexos o la depresión.

Y, mientras esto ocurre, la obra avanza salpimentada con su día a día. Con sus depresiones, sus problemas mundanos y poéticos, el alcoholismo de Anne, la maternidad de Sylvia, sus respectivos matrimonios, sus problemas familiares…

Hoy pensamos en Anne Sexton y Sylvia Plath y no podemos sino maravillarnos de lo grande de su figura, de sus poesía y sus trágicos finales (no olvidemos que ambas se suicidaron), pero mientras leemos “El techo de cristal” vemos a las mujeres que fueron sin toda la grandilocuencia ni mito que ahora las adorna.

Las actrices Luzia Eviza y Montse Gabriel en sus papeles de Anne y Sylvia.

Laura pone en boca de las protagonistas su búsqueda del poema perfecto y resulta tan atractivo que sean tan distintas su manera de enfocar el trabajo de poetas de cada una: Anne, visceral, directa e improvisadora; Sylvia, concienzuda, metódica y siempre bajo la sombra de su marido, el también poeta Ted Hughes. (Por cierto, que ni idea de quien era hasta que vi, primero, y leí, después, esta obra).

Toda la historia avanza a saltos temporales entre lo que ocurre en el bar del Ritz y sus respectivas vidas, incluidos los dos suicidios. Porque Laura no se esconde a la hora de mostrar esa faceta tan dura y cruel que fue el final de estas dos grandes mujeres.

Ojalá siguiera en cartel “El techo de cristal” en la versión de La Pitbull Teatro que pude disfrutar hace unos años. Os la recomendaría muchísimo.

Cerrar esta reseña con que quizás, más adelante, haga una reseña sobre Anne Sexton porque, sinceramente, la poesía de esta mujer me impactó de tal manera que tengo ganas de contaros. Y más tras haber releído “El techo de cristal”.

ANNE.- Que digan que soy una sentimental mañana, estaré muerta y no me enteraré.

El techo de cristal. Anne y Sylvia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.