“El Monstruo de Colores” de Anna Llenas.

“El Monstruo de Colores” de Anna Llenas.

Título: El Monstruo de Colores.

Autor: Anna Llenas.

Género: Cuento.

Nº de páginas: 48.

Editorial: Flamboyant.

Precio: 15,20 €.

Enlace a punto de venta: web autora.

RRSS: Facebook, Instagram, Twitter, Web.

Sinopsis.

El Monstruo de Colores no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Una historia sencilla y divertida, que introducirá a pequeños y a mayores en el fascinante lenguaje de las emociones.

Biografía.

Anna Llenas, autora, ilustradora, diseñadora gráfica y directora de arte. Es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Autónoma de Barcelona y graduada en Diseño Gráfico por la Escola Superior de Disseny i Art Llotja.

Comenzó su carrera profesional en el sector de la publicidad como directora de Arte en la agencia de publicidad Bassat-Ogilvy. Más tarde emprendería una carrera en solitario, especializándose en ilustración creativa en la Escuela Eina de Barcelona.

A raíz de esto, empezó a crear sus propios proyectos de diseño, que comercializa a través de diferentes canales online y offline. Ha trabajado en proyectos gráficos muy diferentes para clientes como La Vanguardia, Nestlé, grupo SM, Dodot, Buitoni, o La Generalitat de Catalunya.

En lo literario, Llenas se ha formado como arte-terapeuta para trabajar con otros autores y para diversas editoriales, ilustrando sus propios cuentos.

El monstruo de colores fue el primer álbum que firmó como autora e ilustradora, al que seguirían otros libros como Diario de las emocionesTe quiero (casi siempre)Si yo fuera un gato o Topito Terremoto, entre otros.

Reseña.

Imagen del libro “El Monstruo de Colores” de Anna Llenas

Hoy hablamos de uno de los libros más imprescindibles en la estantería de cualquier niño (y adulto quien quiera leérselo).

“El monstruo de colores se la levantado raro, confuso, aturdido. No sabe muy bien que le pasa”.

Así empieza un cuento que habla con un lenguaje sencillo de cosas que a veces resulta complicado comprender. La sociedad ha ido avanzando, pero siento que queda mucho por aprender en cuanto a la educación emocional.

Somos semillas de una historia violenta (guerras, hambre, pobreza, desigualdad, enfermedades, muerte), la supervivencia no daba cabida a que se desarrollase culturalmente una especial atención a lo que cada cuál siente. Somos semillas de nuestros antepasados. Y siento decir esto, pero pocos adultos había en mi infancia de los que pude aprender algo de las emociones (y no los culpo, los comprendo).

Cosas como la ira, la frustración y la tristeza siempre han sido mal vistas, incluso un motivo de castigo por desobediencia o por poner en ridículo a un adulto frente a otros. Porque cuando un niño (sobretodo muy pequeño) grita frustrado en medio de un supermercado los demás miran mal a sus padres, porque “no sabe controlar a su hija/o”.

Tal vez el niño no ha dormido bien, tiene hambre o se le está arrebatando un disfrute y está expresando su desacuerdo. Pero, ¿cómo un adulto que no ha recibido esa comprensión de sus padres en su propia infancia va a saber que eso es normal? Lo que no se conoce, no se puede enseñar.

Un niño que reprime sus emociones desde pequeño por contener la ira de sus educadores, acaba siendo un adulto que no sabe lo que le pasa. Un monstruo de colores.

Así que sí, recomiendo mucho este libro para los niños. Y para sus educadores. Porque creo que a los adultos también nos queda mucho que aprender y comprender. Y eso nos hace más respetuosos con nosotros y con el resto.

¡Hasta la semana que viene!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: