“Belleza y náusea” de Diana Soledad.

Título: Belleza y náusea.

Autora: Diana Soledad.

Género: novela contemporánea.

Editorial: Niñaloba.

Nº de páginas: 396.

Precio: 2,50€ digital/ 13,99€ físico.

Enlace a punto de venta: niñaloba

RRSS: instagram.

Sinopsis.

¿Qué pasaría si pudieses elegir entre tener una vida desgraciada en la realidad o una vida feliz en la mente?

Enzo Ignoto viaja de Estados Unidos a Milán a visitar a su padre Liberto después de que su madre haya ingresado en una institución donde los pacientes, en estado vegetal, contemplan gratos recuerdos de forma permanente.

En Italia, Enzo se enfrentará a sus demonios y sus heridas. Indagará las razones que llevaron a su madre a acudir a ese lugar, intentará encauzar la relación con su padre y conocerá a Mara, con quien entablará una relación marcada por la tensión amorosa.

En una serie de viajes entre Estados Unidos, Milán, Venecia y la villa familiar, Enzo irá descubriendo los secretos de sus seres más queridos a la vez que deberá encontrar su lugar en el mundo.

Biografía.

La autora, Diana Soledad.

Diana Soledad es valenciana, pero pasó su infancia y adolescencia en Burgos.

Licenciada en Pedagogía por la Universidad Complutense de Madrid, trabaja para una editorial del sector educativo mientras colecciona novelas de autores japoneses cerca del mar.

“Belleza y náusea” es su primera novela.

Reseña.

Empezamos la colaboración con Niña Loba Editorial (twitter instagram). Y empezamos con “Belleza y náusea” la primera novela de Diana Soledad.

Lo primero que me llamo la atención cuando iba leyendo era la forma en que está escrita la novela. Me chocó esa mezcla de diario en primera persona y novela dentro de la novela. Todo lo que vemos está contado desde el punto de vista de Enzo, pero cobra mucho peso cuando habla de/con Mara. Como si ella estuviese delante de él escuchando su historia. Y eso fue lo que me encandiló porque en ocasiones sentía que era yo Mara.

No voy a entrar mucho en la trama. No es una novela fácil de seguir (recalcar que no es algo negativo), sobre todo porque el lector va descubriendo hechos y vivencias al mismo tiempo que Enzo: secretos familiares, recuerdos olvidados a propósito, odios antiguos y amores nuevos.

Lo que sí me encantó fueron los personajes, ante todo Enzo y su padre. Para mí, “Belleza y náusea” es una historia de sus personajes, con Enzo en el punto central como narrador y protagonista. Obviamente, al resto los vemos bajo su prisma, pero lo que vemos de ellos es pura realidad. Diana ahonda en la oscuridad de los personajes, en sus miedos, sus fobias y sus deseos. Son personajes reales, egoístas, en ocasiones crueles.

La ciudad de Venecia, donde se desarrolla parte de la novela.

Enzo más que nadie (o eso intenta aparentar). Creo que muchas lectoras y lectores podrían coger manía al protagonista, pero tiene el irremediable encanto del cínico total, de la persona que no cree en nada ni en nadie y que en ocasiones resulta hasta inhumano con sus semejantes. No me voy a destripar toda la novela, sólo apuntar que una fachada bien construida no niega el interior.

También durante la lectura no pude sino sentir mucha pena por el padre de Enzo. Es la contrapartida completa a su hijo: un hombre deshecho, con una confianza nula en si mismo y a punto de colapsar. No sé, me vi reflejado en ambos, en padre e hijo.

La novela avanza entre Estados Unidos, Venecia, Milán y la villa familiar. Sin descanso, asistimos a los viajes de Enzo por estas distintas partes del mundo y lo que tiene en cada una de ellas: su madre en la extraña residencia Kokoro-Risei, su padre en el hospital de Milán envuelto en un caso de corrupción, Claudio un personaje al que sí que odie en cuanto vi, Héctor y su extraña relación con su mujer Mara. Mara. Es quizás indescriptible por lo ambigua que se muestra durante toda la novela. Enzo, y por lo tanto el lector, nunca sabe por dónde va a salir.

Se podría considerar que “Belleza y náusea” es una novela de personajes. De personajes que buscan huir, escapar de su propia realidad (os dejo aquí la entrevista completa a Diana Soledad) y que chocan una y otra vez contra un muro que se lo impide.

Antes de terminar me gustaría destacar la preciosa ilustración de la portada, obra de Beatriz Ramo. Me ha parecido preciosa.

Hasta aquí la reseña de “Belleza y náusea”. Muchas gracias a Niña Loba por contar con nosotras. Y muchas gracias a Diana Soledad por regalarnos esta novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: