Bajo las estrellas: I antología Perdiendo el Rumbo.

Título: Bajo las estrellas.

Autoras: VV.AA

Género: relatos.

Editorial: autopublicado.

Nº de páginas: 150.

Precio: 6,76€ tapa blanda. 2,50€ digital

Enlace a punto de venta: amazon lektu

Web y RRSS: Perdiendo el Rumbo Twitter

Sinopsis.

Desde hace siglos, nuestros antepasados miraban a las estrellas y estas les contaban historias. En esta antología de relatos diez autoras nos cuentan la historia de una constelación, una que ha pasado de generación en generación o que, tal vez, hace años se perdió y hoy estamos dispuestas a recuperarla. La primera antología de relatos de la revista de literatura Perdiendo el rumbo nos hace mirar a las estrellas. Todos los beneficios obtenidos con esta obra serán donados a la ONG WWF.

Autoras.

Carmen Sánchez, María Teresa García, Nisha Dragwlya, Marta Inés, Rodríguez Tejedor, Jimena González, Amanda S. Losua, Mars Leiva, Laura Martín, Sandra Dols, Raquel S. Cambronero.

Reseña.

Cuando nos llegó esta colaboración me hizo mucha ilusión. Tenía ganas de leer los relatos seleccionados en “Bajo las estrellas” en la I convocatoria de Perdiendo el Rumbo. Lo que me he encontrado no me ha defraudado.

Obviamente, me he encontrado con relatos que me han gustado más y otras que menos, pero todos me han sorprendido para bien por la originalidad de la historia que narran y por la emoción que desprenden. Voy a desgranar un poquito mis sensaciones con respecto a cada relato, pero intentando no spoilear.

Dan ganas de perderse “Bajo las estrellas”.

“Fuimos a vivir a las estrellas” de Carmen Sánchez. Una historia muy sorprendente esta primera con la que me topé y que me atrapó al instante por ese mensaje social que subyace en ella. El fin de la Tierra desde la perspectiva de una de las privilegiadas supervivientes. Una crítica directa a como la humanidad trata al planeta.

“El barco y la brújula” de María Teresa García. Un cuento a la luz de una hoguera es lo que me transmitió este relato. Una fábula, un contiño sobre una muchacha que no se conforma con lo que conoce y desea viajar. Sugerente y hermoso a partes iguales, aunque diré que en ocasiones me parecía que se perdía un poco en los detalles.

“Recuerdos de una superviviente” de Nisha Dragwlya. Nos sumergimos aquí en un mundo de fantasía cruel y duro. Lo que más rabia me da con este relato es que, por la brevedad del género, me haya quedado con ganas de conocer más de este mundo que ha creado Nisha. Una aventura emocionante y con un final agridulce.

“El hombre hecho de estrellas” de Marta Inés Rodríguez Tejedor. Este es uno de los relatos que más me ha gustado. No nos vamos a mundos fantásticos ni a mitologías lejanas o cercanas, sino a la posguerra. Una historia íntima, fresca, con partes de humor y otras más oscuras. Para mí, uno de los más logrados de la antología.

Las constelaciones tal y como las conocemos.

“Sideris en guerra” de Jimena González Gimena. Otro mundo fantástico, este envuelto en la guerra y en una venganza que se logra, aunque no saliendo del todo bien. He de admitir que este relato me costó un poco. La historia no me atrapó, quizás me recordaba demasiado a demasiadas historias que ya he leído. Lo siento, pero desde mi opinión le falta originalidad.

“El arado, el lobo y el dragón” de Amanda S. Losua. Lo que me gustó de esta historia es que se basa en una mitología que me es casi por completo desconocida como es la babilónica. Creo que nos pasará a muchas. La historia resulta ágil y atrayente, y el final muy emotivo.

“Leonis” de Mars Leiva. Una historia mitológica tan conocida como es la de El León de Nemea desde un punto de vista que me ha gustado más que la propia historia original. Porque muchas veces lo que nos pintan como héroes no lo son tanto.

“La creadora de estrellas” de Laura Martín Hinojal. Seguimos en la Grecia mitológica con una historia original que solo toma ciertos conceptos de dicha mitología con una protagonista con un poder extraordinario. Amor, guerra y pérdida.

“La lira, el cielo y la canción del mar” de Sandra Dols. Y no salimos de la mitología griega. Pero ¡cómo me he reído con este relato! Con lo difícil que resulta el género cómico, me sorprende que en algo tan breve esté tan presente. En serio que me ha parecido una genialidad y que rompe con la visión que tenemos de cierto dios del inframundo.

“Cicatrices en el firmamento” de Raquel S. Cambronero. Último relato. Una nueva cosmogonía por la que se pasa muy rápido y de la que ojalá tengamos más detalles en el futuro. Una historia muy bella, la verdad.

Pues hasta aquí hemos llegado. Por cierto, la edición muy bien trabajada, así que solo puedo felicitar a Perdiendo el Rumbo y a su querida capitana Emma Hurtado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


A %d blogueros les gusta esto: